Consejos,  Información

Pruebas caseras de embarazo muy fáciles de hacer

¿Como puedo saber si estoy embarazada? pruebas caseras de embarazo muy fáciles de hacer. Puede que también te interese ¿Cómo saber el sexo del bebé? Tabla China

Más allá del resultado de estas pruebas, es importante estar atenta a los síntomas que muestra tu cuerpo.

Muchas veces, los síntomas de embarazo son la mejor prueba.

¿Cuándo puedo a hacerme una prueba de embarazo?

En las primeras semanas de gestación tu cuerpo todavía no ha desprendido demasiada cantidad de hormona hCG, así que todos las pruebas de embarazo incluidas las de la farmacia, pueden salir negativas aunque el resultado sea positivo.

Lo mejor siempre es esperar de dos a tres semanas desde que sospechamos que podemos estar embarazadas.

¿Son fiables las pruebas de embarazo caseras?

Aunque muchas mujeres dicen que a ellas les sirvieron , lo cierto es que tienen un alto índice de error.

Se trata más de comprobar algo que ya sospechamos, o de probarlo a modo de un juego divertido, pero si realmente necesitas saber si estás embarazada, no te arriesgues sólo con estas pruebas.

Antes de que existiesen las pruebas de embarazo, nuestras abuelas ya tenían sus propias pruebas de embarazo caseras.

Y si tras hacer de todo desconfías que puedas estar embarazada, te contamos como hacer estas pruebas fáciles, sencillas y rápidas.

Puedes hacerlas en casa, para confirmar que realmente has logrado el embarazo tan deseado:

1- Prueba del vinagre

En esta prueba deberás recoger la primera orina de la mañana en un vaso de cristal (limpio).

Añade a la orina una cucharada grande de vinagre y deja reposar unos 20 minutos sin remover. Si se forma una espuma o la mezcla cambia de color, es que estas embarazada, si permanece normal es negativo.

2- Prueba del jabón

Necesitarás una pastilla de jabón sin usar, mucho mejor si es de barra. A continuación, recoge tu orina en un vaso limpio.

Aparte, en un recipiente de cristal, introduce la pastilla de jabón. Vierte la orina sobre el jabón hasta que lo cubra por completo. Agitarlo. Si el jabón burbujea y hace espuma el resultado es positivo, si no hay ninguna reacción, es negativo.

3- Prueba del flujo vaginal

Este es uno de los pocos tests en el que no necesitarás la orina, sino que simplemente deberás observar el color de tu flujo vaginal.

Durante el ciclo menstrual de la mujer el flujo va cambiando de textura y color, pero cuando nos quedamos embarazadas el flujo se vuelve de un color claro, casi transparente y no varía a lo largo del mes.

Si tienes el flujo muy clarito es un síntoma de que puedes estar embarazada.

4- Prueba de la aguja

Se trata de una especie de juego que puedes realizar con una aguja e hilo, o con una cadena y un colgante.

Para hacerlo deberás enhebrar una aguja con un hilo de unos 30 cm y hacer un nudo en el extremo. Debes tumbarte boca arriba, y un ayudante deberá sujetar el hilo por el extremo del nudo a una distancia de unos 10 cm sobre tu estomago, quedándose la aguja en suspensión y totalmente quieta.

Debes esperar para que a lo largo de unos minutos la aguja se empiece a mover. Si se mueve es positivo, y si no negativo. Además si se mueve en sentido lineal será un niño y si se mueve en redondo será niña.

5- Prueba del cloro

Esta prueba se basa en la reacción que tendrá el cloro al ph de tu orina,  ya que éste cambia cuando nos quedamos embarazadas.

Recoge la primera orina de la mañana en un vaso de cristal y sobre ella vierte un poco de cloro (como una cucharada), si el resultado es positivo la orina reaccionará y formará mucha espuma o cambiará de color.

6- Aceite

Se trata de colocar un chorrito de aceite en un frasco con tu orina. Si cuando echas el aceite las gotas comienzan a unirse y se funden formando sólo una “gran gota” significa que estás embarazada.

Por el contrario, si el aceite se divide en pequeñas gotas el resultado será negativo.

7- Azúcar

Muy parecida a la prueba anterior, pero con azúcar. Colocas tres cucharadas grandes de azúcar en un recipiente. Ahora, orinas sobre el azúcar y te fijas qué sucede.

Si el azúcar se disuelve, el resultado es negativo, pero si se forman bloques o grumos, estás embarazada.

Si después de hacer estas pruebas tu resultado es positivo, ¡mucha más razón para ir al médico!

Puede que realmente estés embarazada y a partir de ahora tendrán que hacerte numerosas pruebas para comprobar que todo va bien en tu embarazo.