Frases para motivar a los niños | Madre con capa en pose de super héroe con un bebe en el hombro
Consejos

Frases para motivar a los niños ¿Cómo deben ser estructuradas?

Las frases para motivar a los niños son una herramienta indispensable. Como padres, somos responsables de motivar a los niños. Queremos poder guiar y dar forma a nuestros hijos de la manera más positiva posible. ¿No sería bueno si pudiéramos eliminar la frustración, tanto para los padres como para los niños, al mismo tiempo deshacernos de cualquier grito o conversación negativa o respuestas inútiles debido a la falta de paciencia?

Mi hija de tres años tiene cantidades ilimitadas de energía algunos días, por no decir que casi todos. Entre el cansancio del trabajo y lo demandante que mi pequeña es, a veces es difícil recordar lo importante que es motivar a los niños.

Es importante que siempre tengamos presente, sin importar el cansancio o el estrés, nosotros somos los adultos, nosotros somos quienes debemos moderar nuestros sentimientos. Los niños necesitan amor y motivación, y es importante que les demos una buena dosis de motivación a diario.

La forma en que usamos esas frases para motivar a los niños es muy importante. Pon mucha atención a los siguientes puntos que te ayudarán a darle a tus niños frases de motivación efectivas.

Concejos y ejemplos para estructurar las frases para motivar a los niños

Frases para motivar a los niños | Foto en blanco y negro, mamá y papá en el suelo con sonriendo con una bebé.

1. Manténgase alejado de la evaluación.

Concéntrese en el proceso y describa el esfuerzo que está haciendo el niño. «¡Guau! ¡Has estado leyendo ese libro durante mucho tiempo y no te rendiste cuando había palabras que no sabías!», es mucho más motivador que «¡Qué buen lector eres!» Ya que la segunda esta evaluándolo, mientras que la primera, es un reconocimiento a su esfuerzo.

«¡Qué gran pintura! ¡Eres tan buen artista!», suena hueco para una niña, que sabe que ella no es una gran artista. En cambio, observe lo que hizo, muestre interés y pídale que reflexione sobre la pintura. «Veo mucho azul por aquí y mucho verde por aquí. ¡Cuéntame sobre esta pintura!

2. Sea lo más específico posible cuando quiera motivar a los niños.

Sobre lo que ves, lo que te gusta, lo que hizo tu hijo. Esto muestra que realmente valoras lo que ves y ayuda al niño a ver el valor de lo que hizo. En lugar de «¡Buen trabajo!», prueba, «Veo que pones todos los bloques en su contenedor y todos los Legos en su contenedor. ¡Debes estar muy orgulloso de ti mismo!»

Si se da cuenta de que los juguetes todavía están en el piso, siempre comience su frase con los aspectos positivos que nota, así será motivadora, antes de enmarcar lo que aún debe hacerse como positivo: «Lo único que queda ahora es conducir los camiones hasta su lugar. ¿Quieres mostrarme cómo haces eso?»

3. Evite las frases comparación entre hermanos o amigos.

Puede pensar que está siendo positivo cuando dice «¡Que dicha que estás haciendo la tarea y no como tu hermano que solo piensa en los video juegos!», pero está preparando una situación en la que el niño solo es lo suficientemente bueno si su hermano no hace la tarea.

Nunca hay una razón para comparar. Solo di «¡Me encanta que te sientes y hagas tu tarea cuando llegues a casa!» La idea es motivar al niño, pero nunca reduciendo a otro.

4. Dele a su hijo el crédito y el poder.

Está bien decirle a su hijo que estás orgulloso de él, pero tenga en cuenta que él es quien recibe el crédito por el logro y es el que tiene derecho a evaluarlo. «¡Debes de estar muy orgulloso de ti mismo!»

5. ¡Se entusiasta! Si realmente quieres causar impacto con las frases para motivar a los niños, debes sonar convincente.

Todos los niños necesitan motivación y calidez. Asegúrese de decirle a su hijo todo el día todas las cosas que aprecia.

«Aprecio que te hayas cepillado los dientes con solo un recordatorio».

“Noté que ayudaste a tu hermana con sus zapatos. Ella estaba muy feliz. Y nos ayudó a salir de la casa más rápido. ¡Gracias!»

“Cuando me ayudas de esta manera en el supermercado, las compras son mucho más fáciles. ¡Me encanta hacer equipo equipo contigo!

Solo asegúrese de que su hijo sepa que es mucho más que sus logros. «Soy muy afortunado de ser tu padre … Te amo, pase lo que pase». En lugar de decir: «Te amo por que eres muy obediente». Ya que en el segundo caso estás condicionando tu amor a una acción.

6. Empoderar a sus hijos.

Cuando digo: «¿Puedes recoger los juguetes?» así nada más, posiblemente vas a obtener una respuesta de pereza. Pero si dices: «¿Quién quiere ser mi ayudante durante unos minutos?» vas a tener dos hermanos luchando por ayudarte en lo que se necesite.

Así que trata enmarcar las solicitudes como: «¡Eres una persona súper servicial y gracias!» en lugar de «ven a hacer esta tarea ahora».

7. Exprese cómo el comportamiento del niño te hace sentir.

Cuando tus hijos han pasado la etapa de niños pequeños y pueden empatizar con otras personas que dicen cosas como «Me hace sentir muy triste cuando no escuchas lo que digo» o «Me duelen los sentimientos y me hace pensar que no importa lo que digo cuando me interrumpes» puede tener un impacto.

Ahora, no quieres provocar un viaje de culpabilidad sobre tu hijo, no se trata de eso. Este tipo de frases también ayudan con las habilidades socioemocionales. Con el tiempo comienzan a aprender cómo sus acciones afectan a otras personas.

8. Ayúdelos a explicar sus sentimientos.

Si nota que su niño recurre a golpear / lastimar a su hermano o amigo por frustración, puede decir algo como: “¡Eso te enoja tanto! (¡Oh, eso es muy frustrante!) Puedes estar enojado. ¡Puedes golpear esto! (Muéstreles en qué parte de una almohada o con uno de estos juguetes para golpear).

Dándoles palabras (frustradas, enojadas) y un lugar donde golpear y expresar sus sentimientos puede liberar su ira.

Si su niño en edad preescolar / kindergarten está nervioso por estar lejos de usted en la escuela, puede tranquilizarlo diciéndole: «Está bien si me extrañas, siempre vuelvo. Tienes maestros en la escuela que te ayudarán y volveremos a vernos más tarde. (O te veré en la cena, o haciendo énfasis a que parted el día volverás a verlo).

Explíquele que está bien extrañar a mamá y que ella siempre regresa es clave.

Si su niño siente que «se equivocó» mientras creaba algo (un dibujo / pintura) y se frustraba consigo mismo, podría ayudar a calmarlo diciéndole algo como «¡Oh! Eso es frustrante! ¡Pero todos cometemos errores! Puedes intentarlo de nuevo, o podemos hacer otra cosa».

9. Trate de no decir simplemente «no», explique.

Si su hijo sigue haciendo la misma pregunta y usted sigue diciendo «no» pero no parece estar entendiendo por qué, usted podría decir algo como: «¿De verdad, realmente quiere estar en el iPad? Desearía que pudieras. Sé lo mucho que quieres eso. Pero ahora tenemos que cenar / ir a la escuela / etc. «

En otras palabras, abordar el deseo y mostrar empatía (ojalá pudieras …) ayuda mucho para conectar con el niño.

Y recuerde: las transiciones pueden ser difíciles. Cuando les dices algo que sabes que no quieren escuchar, como en «Necesitas dejar de jugar y venir a cenar (o dejar el patio de juegos, o es la hora del baño, etc.)» Comienza con: «Yo sé que no quieres escuchar esto, pero tenemos que abandonar el parque (y dar un cierre concreto). Una vez más por el tobogán, tenemos que coger el cochecito e irnos ”.

Nuevamente, reconozca que probablemente no quieran hacer su solicitud y bríndeles una dirección clara.

Recuerda seguirnos en nuestra página de Facebook